martes, 30 de noviembre de 2010

Shotokan Karate-do: Más que un Deporte

 clip_image002

Me acabo de dar cuenta que ya estoy cerca de cumplir un año practicando Shotokan. Me llegó a la mente por un tren de pensamiento causado por el dolor que tengo en las piernas y abdominales por la práctica del Domingo, así que me pregunté “pero y cuándo es que no voy a parecer un viejito de 70 los Lunes en la noche?” Pero es que increíblemente cada día, aún haciendo cosas muy similares aprendes algún sutil cambio, un giro de cadera, un ángulo de la muñeca… Algo con lo que trabajas de una manera diferente, y cada vez es como una de las primeras veces. A pesar de correr más o menos 40Kms/semana, siempre acabo molido y sin aliento al final de las prácticas.

Pero el dolorcito es lo menos importante y no es lo que quisiera compartir con ustedes. Cuando empecé a practicar lo hice por sugerencia de un amigo que es sensei y porque quería una actividad alterna a correr. Siempre había escuchado eso de que “el Karate fortalece el espíritu” y me parecía tonto pensar que tirar trompadas y patadas sirviera de algo más. Sólo quería algo que me permitiera estar activo los fines de semana y de paso me ayudara a patearle el trasero a cualquier idiota. Luego del primer par de prácticas empecé a notar un cambio en mi mentalidad hacia el deporte y otras cosas.

clip_image004

Empecé a sentir como si mi cuerpo hubiese sido un lugar extraño que apenas empezaba a conocer; por primera vez llegaba (relativamente) lejos en lo que podía lograr con él y a echar un vistazo mucho más allá de lo que había percibido antes. Esto trajo dos consecuencias: Cambio de mi auto-percepción y de mi percepción hacia la violencia.

Puedo decirles con toda seguridad que nunca me había sentido tan cómodo en mi piel. Aún falta mucho (mucho!) camino y mi mente se siente más calmada y alerta en situaciones que antes me estresaban y mucho de esto tiene que ver con lo que el Karate te pide después que has, por ejemplo, pateado 100 veces con cada pierna y te piden “10 más”. Crees que no puedes, que es un absurdo pedirlo siquiera, pero lo intentas (en buena parte porque sino son 20 que te tocan) y te das cuenta que las puedes hacer, y es en este punto donde pude ver que mis limitaciones en muchas cosas en la vida eran auto-impuestas.

El otro efecto puede parecer hasta irónico para muchos y es que luego de sentir las libras de tu cuerpo cargar energía para descargarla en una patada o un puño, luego de que entiendes que tienes el capacidad de sentar otro hombre con un puño tuyo hasta practicando y sin mala fe… Ver, dar y recibir violencia, aún en un entorno de hermandad y control te hace entender lo ridículo de la práctica en cualquier otro contexto. Adquirí un profundo respeto por la violencia aún más que antes y una aversión a utilizarla fuera de la escuela. Mucha gente no entiende que la violencia no es algo controlable una vez se desata y aún cuando sólo quisiste “dar una lección” puedes acabar lesionando o hasta matando a otra persona.

Mi sugerencia a ustedes es que si quieren hacer un cambio físico y espiritual en sus vidas, el Karate es un excelente camino. No importa que seas mujer o creas que eres muy viejo para ponerte a eso (en mi clase hay un principiante de 40 y algo y nadie nunca ha siquiera comentado al respecto), puedes comenzar cualquier día y cambiará tu vida. Igual para los niños, el karate es un medio excelente de adquirir disciplina y estar activos. Por cierto, si bien hay escuelas costosas en muchos lugares, en la mayoría de polideportivos podrán encontrar clases cuya mensualidad es apenas una contribución, mucha de la gente que hace esto no lo hace por dinero, y eso se nota a leguas en la pasión que demuestran los maestros que conozco.

Anímense, oss!

clip_image006

5 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA RECUERDA QUE EL KARATE ES UNA FORMA DE VIDA CUANDO TENGAS 3O ANOS PRACTICANDO TE DARAS CUENTAS DE LO BENEFICIOSO QUE ES EL KARATE CUANDO ENTIENDAS BIEN LAS TECNICAS Y LA PRACTIQUE PARA BIEN TU SERAS MAS HUMILDE PACIFICO.

Anónimo dijo...

MI HERMANO SE KIEN ERES SOY ESTUDIANTE COMO TU EN LA MISMA ISTITUCION SOY MARRON NO TE DIRE MI NOMBRE PERO ESO KE HICISTE Y DICES ES EXELENTE MI NOVIA ES NEGRO TAMBIEN Y SENTIMOS LO MISMO BIEMBENIDO AL CLUB DE LOS PACIONADOS, GRACIAS POR SECORDARME ESOS MOMENTOS PERSONAS COMO TU ES KE NECESITO PARA ESTUCIASMARME OTRAS VEZ A PESAR DE UNOS CUANTOS CONFLITOS INTERNOS CREE KE OLVIDARE ESO, HE IRE LOS SABADOS OTRA VEZ Y LOS DOMINGOS. MIL GRACIAS SOLO VOY LOS MARTES Y JUEVES, LA PRACTICA DE LOS SABADOS Y DOMINGO LA INICIAMOS NOSOTROS Y NOSOTROS LA ABANDONAMO, CREO KE ESO YA NO PASARA MAS, NO SABIA KE HABIA PERSONASNKE PENSABA ASI.

Gibrán dijo...

Gracias! De verdad cuando falto un fin de semana a la práctica me siento incompleto toda la semana. Este año ha sido probablemente el mejor de mi vida y ustedes en la escuela han tenido su parte que ver en esto. Me siento honrado y feliz de ser parte de la familia :)

@Anónimo2 yo también sé quién eres :D pero ya que no quisiste dar tu nombre no lo daré yo tampoco. Vuelve que están buenísimas las prácticas ahora, sensei Pablo está inmisericorde (cosa que me encanta particularmente, hehehe).

Anónimo dijo...

grasia muchachos me hasen sentir mas que orgulloso, ese es el trabajo que devemos haser, estoy comprometido con la ensennanza del karate, ya que por medio de esa disiplina deportiva fui guiado por el camino del bien y por ese comino conoci a Dios y hoy lesirvo.grasia deverdad amo mucho mis alunno esto es mi mejor regalo.at, sensei pablo.Dios le bendiga

◄♫►[ Em¥ CanØT♥ ]◄☼► dijo...

Wao... Me encanta tu publicacion. Presentas la esencia de un verdadero karateka y eso es admirable, darlo a demostrar y animas a Otros a este deporte que es mas que un deporte un arte que no todos saben apreciar!..
No me conoces pero el tatami que hoy pisas y en donde practikas yo practike ai durante varios años y dejame decirte que tienes a los mejores senseis dandote clases. El sensi Pablo es como un padre para mi y es una exelente persona fuera y dentro de ese kimono. Me alegro mucho que pongas en alto la escuela que un dia a mi tambn me vio pasar. HOy, no vivo en puerto plata sino en santiago y aqui lo eh seguido practikando, voi continuamente y es cierto, el karate no es violencia, simplemente te cambia, te transforma a una mejor persona, con disiplina y dedikacion. :)